Refugio Gnifetti y la suite del glaciar.

Nuestra llegada a Alpes nos deja con muchos kms a las espaldas. Aquí nos encontramos con Chema que viene de un stage de la federacion en Chamonix.
Una vez en el saco, me duermo como un niño, a las horas me despierto mientras unas gotas me dan en la frente, salimos corriendo hacia el porche de una oficina donde terminamos de descansar toda la noche. Al amanecer sigue lloviendo con fuerza, desayunamos y nos acercamos a la casa de la montaña. Tomamos la decision de ir a Alagna, (Italia), aquí afrontaremos la aclimatación subiendo a el refugio Gnifetti, y al día siguiente nos tiraremos a por la ruta de la campana Margarita, pasando por todas las puntas y volviendo a dormir a la cabaña balmenhorm.
Nos vamos a Italia, se espera mal tiempo, nos levantamos en una caseta de la federación de esquí que nos proteje del viento, cogemos el teleférico y subimos a 3000 m, aquí nieva bastante, es impresionante, nadie se atreve a salir fuera, excepto yo, que ansioso por el maldito vicio negro, decido fumar en esperas de un claro que tan solo insinue el camino.
Hace años el teleférico te dejaba en la punta indrem a 3260 M sumergido en pleno glaciar, pero ahora te deja en un collado mas bajo a una hora de esta punta.
Finalmente decidimos salir, a ratos nieva mas y a ratos menos, lo que esta claro es que arriba tiene que caer buen manto, llegamos a la Punta Indrem, por camino muy aparente y rodeados de telefereicos, sillas y basura glaciar. Aqui vemos nuestro siguiente destino, cruzamos el glaciar nevado, que oculta la mano chapucera del hombre que actúa sobre el monte, se lucra con el, y luego abandona lo inservible en el camino para seguir explotando otra zona. Nos cruzamos remontes tirados, cables, restos etc, que ya no utilizan es una pena que no les obliguen a eliminar todo ello.
Ahora comienza una zona con muchas maromas, algo expuesta pero fácil y divertida, que durante 20 min nos entretiene hasta llegar a un collado, aquí se disimulan dos refugios, el de los guias y el Gnifetti. tiramos por el glaciar hasta llegar a este “Hotel” lo pasamos y montamos la tienda en medio del temporal, el viento sopla, y las grietas de alrededor parece que se quieran comer la tienda, así que la anclamos con tornillos. el resto de la tarde la pasamos en el refugio, comiendo y bebiendo. Que mas decir, la noche fue mortal, mucho frío, 4 en una tienda de tres, el viento tumbaba la tienda hasta nuestras caras, menos mal que para el próximo día daban bueno……
Miembros: Dani, Miguel, Kike y Alex
Tiempo: Dos horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =