EL BAILE COMIENZA CON UN PASO DOBLE. Garmo Negro con esquis

Parejas que se juntan y a ritmo de cada cual comienzan a bailar como si del mejor Pasodoble se tratara, a ritmo de Rocio Durcal salen a la pista como todos los años para la fiesta patronal.
Así es como cada noviembre al igual que nuestros amigos del baile relato mis nuevas experiencias por el Valle de Tena. Que pesado pensarán algunos, cuantas veces repite picos. En mi defensa alegaré, que la zona es de gran belleza y al menos cercana para un dormilón como yo.
Mi gran compañero Kike acostumbra a acamparme en todas ellas con el mismo afán de esquiar que yo. A la hora en la que las parejas vuelven del baile, nosotros salimos con todo el día por delante y gran fe por encontrar nieve.
Así es como partimos en dirección al Garmo Negro. Sin prisa a las nueve comenzamos a portear los dichosos esquís que tan buenos ratos nos darán a la bajada.
El punto de comienzo para foquear fue la salida del segundo bosque, y un poco más arriba donde nos quitamos los esquís al bajar. Sin duda el Garmo nos permitió gozar de un gran día, ventoso, soleado y gris, pero nos brindó esquiar sobre nieve dura y compacta en su parte alta, y primavera con base dura en su parte baja
El domingo intentamos escalar una via en el pico Portalet, aunque la niebla apenas nos permitió aproximar, y la lluvia de la noche mojó la roca.  Terminamos en el Bubon (Tramacastilla), que con buen sol nos permitió pasar una agradable mañana escalando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + dos =