PICO PEYGERET (Comienza el baile)

Un año mas, y en espera de ese frío del norte y esas nevadas copiosas, miro por la ventana mientras veo el tejado gotear, mal presagio, las montañas desaparecen en la niebla, y mi ansiedad por esquiar aumenta al mismo tiempo que la nieve se hace agua.
Me levanto con ganas de ir por altura, pero el tiempo sigue como ayer, voy solo y no me apetece tener un percance con la cantidad agujeros que quedan por tapar, las nubes a partir de 2500 m, tapan la visibilidad, así que decido irme a un destino rápido como es este pico, que todos los años a principio de temporada, brindo disfrutar.
A las ocho me presento en el Portalet, estoy solo, veo un Frances a media hora de mí. Salgo con rapidez, porteo el camino de bajada y me pongo los esquís al cruzar el puente. La nieve está dura, se ven las canales que forma el agua al llover. No tardo en llegar al collado, hasta aquí, el camino se hace corto, aquí comienza la pendiente, esquís a la mochila y tiro con un terrorífico viento dándome por todo el cuerpo, a veces me tira, clavo los bastones, me contrapeso y aguanto hasta que tengo valor de andar diez metros mas, así al ritmo, pensando en la recompensa de la bajada, me planto en la cima donde apenas hago 5 fotos con el móvil y salgo pitando. La sensación térmica es terrible, pero mi fanatismo me lleva a disfrutar de esta nieve, a los 20 min estoy en el coche, ahora veo gente que comienza a subir, yo disfruto de la soledad, me paro y pienso, mi Móvil no ha sonado en toda la mañana, os imagináis esto un día de normal, quizás ese día haya cumplido mi sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 12 =