CASCADAS DEL PUEYO DE JACA

Siempre digo que fui afortunado, que la vida me devolvió lo que mas quería, la montaña, y que además la montaña me devolvió a la vida. No pasa un minuto sin que entre mis pensamientos se pase una ladera nevada, un esquí en acción, o un Piolet machacando el hielo. Es un terreno Hostil, donde el tiempo te enseña que apenas eres nadie en un entorno enorme y con figuras entre fantásticas y diabólicas.
Pero todo esto que tanto nos gusta, algunos lo tachan de incoherencia, otros de tontería, y algunos incluso de locura permanente al margen de la ley. Yo me decanto por todas, como le explicas a una persona, que amas el madrugar, que adoras sufrir física y mentalmente, y que te gusta ponerte deberes cada vez mas difíciles. Esto me pasa con mucha gente que me pregunta, no tengo manera de convencerla de lo que depara la montaña, de su gratificación, de sus paisajes, de la simplicidad del entorno y lo fantástico del mismo.
Por ello hace tiempo que cuando me preguntan solo digo,,, “estamos locos”.
Pues otro loco mas, se une al club y en el ferrari alias Vitara a modo 4×4 nos vamos a escalar en Hielo. Las cascadas del Pueyo serán el lugar seleccionado para pasar dos mañanas fantásticas. Acompañados el sábado y domingo por unos Mozos muy majos que además nos pusieron hasta la cuerda por encima. (Kike cada vez somos más pijos solo escalamos de segundo.). El domingo la suerte nos dio de cara y los guías de un cursillo de la Federación Vasca nos colgaron cuerdas en todas las líneas, y nos dejaron entrar en todas, 5 vías muy agradables, una chorrera muy divertida, e incluso algún consejo muy valido se dejo caer.
Un buen amigo se dejo caer a golpe de pedal en el coche y llego y beso el santo, se saco dos veces una via mas maja que para que, y tendriais que ver que ritmo. Vaya suerte el primer día y a 50 m del coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 13 =